Todo son Frecuencias

Nikola Tesla, una de las mentes más preclaras de la humanidad decía que “si lo que quieres es encontrar los secretos del Universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración”

En el Universo todo tiene una frecuencia vibratoria, propiamente llamada frecuencia resonante. Desde un planeta, una célula, un mineral, una nota musical, absolutamente todo tiene una vibración única, una frecuencia resonante única.
Por lo tanto, el ser humano está en un estado constante de vibración; todo son frecuencias que resuenan a diferentes velocidades. No sólo en lo físico, sino también en lo mental y emocional. Toda emoción o pensamiento también se puede medir desde una perspectiva de frecuencia vibratoria.

Yendo más allá, diremos que el ser humano es un ser bio-eléctrico, es electromagnetismo, y todo en nuestro cuerpo físico y campos sutiles (mental, emocional, espiritual) vibra en frecuencias electromagnéticas. Somos organismos eléctricos, electromagnéticos, transmisores y receptores de información.

La enfermedad es una perturbación energética

Desde el punto de vista de la medicina alopática el cuerpo está compuesto básicamente de propiedades químicas (sodio, potasio, magnesio, etc.), y la salud o la enfermedad tiene que ver directamente con la interacción y equilibrio entre los elementos químicos que componen el cuerpo. Y este planteamiento tiene su razón de ser, sin duda.
La bioenergética sin embargo parte de planteamientos vibratorios, y considera que todo está en un estado natural de vibración, y cuando hay desviación de este estado natural es cuando surge la enfermedad. Para ésta, todas las enfermedades son resultado de una alteración energética del estado natural de vibración.
Dicho de otra manera, cuando nuestros campos electromagnéticos están en equilibrio y en armonía tenemos salud psicológica y física. Cuando se desequilibran surge la enfermedad.

¿Qué es la Biorresonancia Cuántica?

La biorresonancia cuántica recibe diversos nombres: biofeedback, biorretroalimentación cuántica, neurofeedback….
La bioenergética, aplicada con aparatos de Biorresonancia Cuántica, ve el cuerpo como un circuito electromagnético, compuesto de una ”sopa” energética de frecuencias electromagnéticas. Todas las células del cuerpo poseen una frecuencia resonante de ondas electromagnéticas y tienen un patrón energético único. Diferentes tipos de células tienen diferentes patrones de energía y transmisiones, al igual que las células sanas y disfuncionales. Cada órgano, cada meridiano, cada chakra, cada pensamiento y emoción posee un patrón energético característico; una onda electromagnética distintiva.
Por lo tanto, la biorresonancia considera que al aplicar estímulos electromagnéticos correctos, podemos poner en marcha el cuerpo para comenzar su propio proceso de curación natural innato.

Sistemas computerizados de Biorresonancia.

La biorresonancia no es algo nuevo. Podemos ver su origen en la Radiestesia y sobre todo en la Radiónica, nacida en la década de los años 20 del siglo pasado por los trabajos del Doctor Albert Abrams (ver aparatado Radiónica). En la misma época encontramos al biólogo ruso Lakhovsky quien hizo valiosos estudios sobre la vibración de las células. En la década de los años 30 encontramos a un científico insigne, el Dr. Royal Rife quien hizo aportaciones fundamentales en el campo de la biorresonancia. En realidad son muchos, muchísimos los científicos que han contribuido a lo largo de 100 años al desarrollo de la biorresonancia aplicada a la salud. En las últimas décadas entre otros muchos están científicos como Hulda Clarke, el profesor Korotkov, William Nelson o Gregori Grabovoi. La lista es interminable.
Para mejor comprensión, diremos que aparatos conocidos como el electroencefalograma o el detector de mentiras no dejan de ser dispositivos de biorresonancia, como también los TAC, Ecografías, Resonancias o los aparatos de Rayos X. Todos trabajan con ondas electromagnéticas.
Los últimos 30 años, con el avance de la tecnología, se ha propiciado una evolución de estos dispositivos. Ahora, hay varios métodos tecnológicos para determinar los parámetros electromagnéticos del cuerpo humano cada cual con sus características. Lo que hacen básicamente es medir las frecuencias electromagnéticas de nuestro cuerpo y campos sutiles, y descubrir las frecuencias disonantes o perturbadas (que provocan desequilibrios y enfermedades). Luego emiten frecuencias electromagnéticas específicas para restablecer el equilibrio. Cuando el cuerpo recibe verdaderos patrones de energía saludable, los patrones patógenos y de enfermedades se cancelan, lo que reduce sus efectos disruptivos y facilita el proceso de curación natural del cuerpo.